¿Qué mamá nunca despertó en medio de la noche para asegurar que el sueño de su bebé está bien y no presenta ningún malestar? Inmediatamente, la pregunta: ¿es asma?

Pronto el temor de ver a su hijo luchar contra una enfermedad crónica que, sin un control adecuado, los impactos sobre la calidad de vida, invade tus pensamientos. Pero no hay ninguna razón para derrochar, aunque es una enfermedad compleja, el asma puede ser controlada.

La sibilancia es un síntoma frecuente en lactantes y niños pequeños. Según las estimaciones, aproximadamente el 50% de los niños en este grupo de edad tendrá, en algún momento, al menos un episodio de sibilancias. Sin embargo, no siempre las sibilancias son indicativas del asma, ya que puede estar relacionado con otras enfermedades respiratorias.asma en bebes

El parecido a los síntomas de otros problemas respiratorios es el primer reto para el diagnóstico.Lo importante es saber que hay una genuina en una porción significativa de lactantes y niños pequeños“, alerta el alergólogo y pediatra en el Hospital de La Fe de Valencia (España), Antonio Nieto, subrayando la complejidad de la enfermedad y la necesidad de individualización del tratamiento.

El asma es la enfermedad crónica más común en la infancia“, complementa el alergólogo e inmunólogo pediátrico. Según la Organización Mundial de la salud (OMS), afecta en promedio 10% de los niños del mundo.

Hay tres grupos definidos de pacientes asmáticos infantiles. Los bebés con asma transitorias tiene sibilancias en los primeros años de vida, generalmente asociada a infecciones virales. Las persistentes crisis comienzan en estos en el primer año y mantienen los síntomas por lo menos hasta la edad escolar. Ya después de los tres primeros años de vida y el síntoma puede estar relacionado con episodios agudos virales.

El asma sólo puede ser confirmado si las sibilancias recurrentes y se asocia con niveles elevados de IgE específica a ciertos alergenos. La inmunoglobulina IgE es responsable de la reacción alérgica. “Sin embargo, para no asustar a las madres algunos profesionales usan eufemismos tales como respiración sibilante y bronquitis, perjudicando la adherencia al tratamiento y comprender la gravedad del problema”.

El control de la enfermedad con medicamentos es otro desafío. El asma infantil es diferente de la forma adulta y requiere un enfoque especial. Los pulmones de los niños aún están en desarrollo, su sistema inmunitario es aún inmaduro y sus vías respiratorias son más pequeñas y se bloquean más fácilmente.

Para ilustrar la complejidad de la enfermedad, los expertos la refieren a la imagen de un cubo de Rubik, donde cada cuadrado es el resultado de la interacción de un factor desencadenante, alérgenos, clima, comida, ejercicio, entre otros, con el genotipo (genes) de cada paciente. “Las características de cada niño deben ser evaluadas individualmente y en cada momento concreto para definir el mejor abordaje terapéutico”, explica. “No hay ningún tratamiento individual”.

Según las estimaciones, sólo el 8% de los niños siguen tratamiento con esteroides inhalados después de un año debido a la dificultad de administración, las máscaras de inhalación rechazar pequeños. “Una alternativa son los antagonistas de leucotrienos. El montelukast sódico, por ejemplo, está homologado para bebés de seis meses y puede administrarse mezclada con comida”.

La clave es identificar correctamente el paciente si es asmático y empezar tratamiento tan pronto como sea posible para mantener la calidad de vida y evitar el empeoramiento de la enfermedad y las complicaciones como déficit de la función pulmonar. “El asma es una enfermedad inflamatoria crónica de los bronquios, así que cuanto antes es tratada mejor para el paciente y su familia“.

Asma, un problema de salud pública

La prevalencia del asma está aumentando significativamente en los últimos diez años. Según la OMS, aproximadamente 100 a 150 millones de personas son víctimas de la enfermedad en el mundo. En Latinoamérica, se estima que aproximadamente el 10% de la población sufre de asma.

El asma es una enfermedad inflamatoria en la cual las vías respiratorias se contraen, lo que hace difícil respirar. Los síntomas, que pueden ser extremadamente incómodos para los pacientes y para aquellos que están al lado de ellos, incluyen tos, respiración sibilante, opresión en el pecho y dificultad para respirar.