Los dientes son órganos que se encuentran en la cavidad bucal y cumplen varias funciones. Su principal tarea es la masticación de los alimentos, iniciando la primera etapa del proceso digestivo. Los alimentos degradados luego podrán ser triturados en el estómago y absorber los nutrientes que contiene.

Los dientes también contribuyen a una correcta fonación y la estética de la persona. Por todos estos motivos deben cuidarse los dientes desde pequeños.

Una adecuada salud bucal en los niños permitirá inculcar el hábito de higiene dental como pilar fundamental en su cuidado personal.

Desde que emergen los dientes, los llamados dientes de leche, se deberá comenzar el lavado de los mismos utilizando un dedal, sin utilizar pasta dental.

A partir de los dos años de edad del niño se podrá comenzar a utilizar cepillos de dientes especiales para su edad con pasta dental infantil. Hay que destacar que no puede utilizar la pasta dental normal utilizada por adultos por la elevada cantidad de flúor que contiene. Los padres deberán colaborar y asegurar que el niño lave sus dientes correctamente.

Recién a partir de los 5 años de edad, el niño podrá utilizar la pasta dental que utilizan sus padres, manejando el cepillo de dientes de forma autónoma.