Es muy común que los bebés tiendan a tener molestias en sus dientes de leche en sus primeros años, es por ello que constantemente las madres están preocupadas por evitar este tipo de molestias y utilizan diferentes métodos para poder tratarlos, algunos bastante conocidos y otros muy desconocidos para las madres menos experimentadas.

Existen muchas causas por las que a un niño le puede molestar sus dientes de leche, una de ellas son las caries, las cuales son simplemente una enfermedad infecciosa que puede tener graves repercusiones en la salud del niño, en donde acostumbra a mostrar síntomas como dolor intenso, problemas en el desarrollo físico e incluso hasta fiebre.

dientes de leche

Muchas veces se recomienda utilizar el frío e incluso proporcionarle el chupete a los más pequeños para calmar el dolor en sus dientes de leche, algo que puede ser bastante efectivo como remedios caseros para de esa manera permitirle a los más pequeños que puedan conciliar el sueño.

El primer dolor que tienen los bebés es cuando les comienzan a salir los dientes de leche, en donde es muy común que no puedan conciliar el sueño por las noches, por lo que muchos médicos pediatras acostumbran a proporcionarle a los padres un analgésico en gel que se unta en las mismas encías para de esa manera lograr calmar el dolor.

Se recomienda sobre todo tener sumo cuidado con los nuevos dientes de leche de los niños, ya que son muy propensos a contraer diferentes tipos de enfermedades, por lo que se recomienda realizar una revisión seguida en el dentista de cabecera, evitar el uso prolongado de chupetes y biberones para de esa manera impedir que se formen de mala manera los dientes. Es verdad que en un futuro podrá acudir a una clínica de salud estética para solucionar estos problemas, pero mejor que desde pequeño se sigan estos buenos hábitos. También es importante realizar una limpieza periódica de dichos dientes de leche, no utilizar pastas de dientes hasta los dos años de edad y, por último, conseguir llevar una dieta cuidadosa para de esa manera proporcionar una buena higiene bucal, evitando chocolates, dulces y pasteles en exceso.