La psoriasis es una enfermedad no contagiosa de la piel que causa enrojecimiento en la zona afectada e irritación. La mayoría de los pacientes presenta parches gruesos donde la piel se ve roja y escamosa.

Este trastorno afecta al individuo en cualquier etapa de su vida siendo más común entre los 15 y 35 años, apareciendo lenta o repentinamente, a veces desapareciendo y reapareciendo sucesivas veces.

Al parecer se trata de una enfermedad hereditaria que se produce cuando el sistema inmune toma células sanas como sustancias peligrosas y las ataca. Algunos de los causantes de esta afección pueden ser: infecciones causadas por bacterias o virus, aire o piel seca, lesiones en la piel como cortaduras, picaduras de insectos y quemaduras, algunos medicamentos, poca exposición a la luz solar o demasiada, estrés y elevado consumo de alcohol.

La psoriasis puede volverse grave en persona con el sistema inmunitario debilitado por enfermedades como el cáncer, sida y los tratamientos con quimioterapia.