Cuando estamos embarazadas comenzamos a prestarle más atención a algunos elementos importantes en nuestro cuerpo como el suelo pélvico, es de gran importancia para nuestra calidad de vida y muchas veces se ve afectado cuando damos a luz a nuestro bebé, esto se debe principalmente a la distensión que deben sufrir las estructuras para permitir la salida del bebé.

Esta parte de nuestro cuerpo está formado por un tejido muscular y conjuntivo que cumple las principales funciones que ayudan a sostener las vísceras, las funciones sexuales y las funciones para un correcto proceso de micción y de defecación.

Es por eso que es muy importante y conveniente que tomemos las medidas necesarias para preparar esta zona para el parto y nosotros te explicaremos todo lo que debes saber al respecto. Además podrás conocer un dispositivo pensado especialmente para esta preparación, el EPI-NO.

La preparación del suelo pélvico

Cuando hablamos de preparación del suelo pélvico, también está relacionado con la fisioterapia uroginecológica y obstétrica, esta es la encargada de preparar esta zona de tu cuerpo para el momento de dar a luz a tu bebé.

Existen diferentes maneras para el fortalecimiento de la musculatura del suelo pélvico, tales como los ejercicios de Kegel, hipopresivos, la activación del core y la importancia del músculo transverso de nuestro abdomen.

Sin embargo, esta parte es esencial en el tratamiento rehabilitador que constituyen los ejercicios, pues existen otras tareas que son necesarias para la preparación del suelo pélvico cuando vamos a dar a luz, como por ejemplo: las movilizaciones de nuestra pelvis, estas nos ayudan a poder desmoldarla y poder mantener la libertad del movimiento; así como también la elastificación de nuestros tejidos perineales, esto se hace con un masaje o con dispositivos creados específicamente para esta tarea.

Masaje Perineal

Este es un método que está pensado para la relajación y ayudar a suavizar el perineo, esta es el área que se ubica entre la vagina y el recto. Esta es una práctica que se hace mucho más frecuente durante las últimas seis semanas del embarazo, con el fin de evitar los desgarros del perineo y ayudar de esta manera con la preparación de las sensaciones experimentadas durante el momento de dar a luz.

Si te sientes incómoda con la idea de que alguien te haga este masaje, tú misma puedes hacerlo, pero deberás tener en cuenta algunas cosas para ello:

  1. Deberás consultar a tu médico, pues cada mujer es distinta y requiere algo diferente.
  2. Toma un baño caliente de al menos 10 minutos.
  3. Corta tus uñas para evitar rasguños.
  4. Lava muy bien tus manos.
  5. Colócate en una posición que sea cómoda para ti.
  6. Usa lubricante.

Conoce el EPI-NO

El EPI-NO es un dispositivo que te ayudará a hacer todos los ejercicios que tu suelo pélvico requiere y además te ayudará a fortalecer los músculos para poder evitar las molestias que están asociadas con la incontinencia y recuperar la musculatura que se ha debilitado por el parto. Este dispositivo te ayudará a preparar el periné para el parto, impidiendo de esta manera el daño perineal y la episiotomía.