Los pediatras aconsejan a los padres llevar a su hijo cogido, puesto que se trata de una práctica beneficiosa tanto para los padres como para los más pequeños. Para que llevar al bebé se realice en las mejores condiciones, es necesario disponer de un portabebés lo más adecuado posible, y en este caso nos referimos al modelo dorsal, como los que se ofrecen en loquierolotengo.com.

Autor: christianabella-Pixabay

La seguridad

Los dispositivos de seguridad conciernen sobre todo a los elementos que garantizan la seguridad del niño, el tamaño del portabebés, y sobre todo, los elementos que dan seguridad a los padres. Por tanto, a la hora de comprar portabebés conviene comprobar el número y la fiabilidad de elementos de seguridad, los dispositivos de confort para el bebé, y sobre todo los elementos que permiten mantener el control.

Después, conviene comprobar si el portabebés dorsal es cómodo para el bebé. Para ello, se debe comprobar si el tejido es suave, si el modelo que interesa está forrado, si lleva un cabezal para que el niño pueda quedarse dormido, y si dispone de un dispositivo para proteger al niño del sol y de la lluvia.

La limpieza

Para terminar, conviene ver si el modelo que interesa es fácil de mantener. Por mantenimiento comprendemos si se puede lavar en la lavadora, si es necesario plancharlo después del lavado, y si se puede guardar fácilmente. El mantenimiento es muy importante dado que este tipo de dispositivos debe estar siempre limpio.

El confort

El confort del bebé es igualmente uno de los criterios de elección más importantes. El tejido debería ser de algodón o una mezcla de materias orgánicas, excluyendo cualquier tipo de materia sintética. Debe ser suave al tacto, mullido, y bastante grueso. Para una higiene óptima, y para evitar que se cree un nido de ácaros, debe poder lavarse fácilmente en una lavadora.

La postura del bebé también es muy importante. En el nacimiento, el tamaño del portabebés debe ser ajustable. Los especialistas recomiendan la posición de la rana con el fin de que el bebé pueda encontrar aquella que más se parezca a la que el bebé adopta en el seno de la madre. La forma del accesorio debe permitir esta postura. Si todavía no puede mantener erguida la cabeza, un apoyo cervical es indispensable. A partir de los 4 a 5 meses, este soporte debería poder retirarse o plegarse.