Tenemos dos noticias que contaros sobre la dieta mediterránea: la primera de ellas, que ha sido declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco; la segunda, que Italia se encuentra entre los países que más están destacando en ella en los últimos tiempos.

Para lograr este hito, han cambiado el alimento veloz y los platos precocinados por las auténticas recetas italianas, hechas en casa a fuego lento. Si bien ello nos demande más esmero y nos lleve más tiempo, merece la pena: entre otros muchos beneficios, concienciaremos a nuestros hijos de la relevancia de proseguir unos hábitos alimentarios saludables desde pequeños.

¿EN QUÉ CONSISTE?

La dieta mediterránea en su vertiente Italiana se identifica por ser tan sana como variada

Demanda la planificación de lo que comeremos en los próximos días, por el fácil motivo de que “una dieta planeada es una dieta más variada, completa y equilibrada”, como aseguran los especialistas.
Se fundamenta en la utilización del aceite de oliva y en la combinación de ingredientes en exactamente el mismo plato, con un consumo rebosante de productos vegetales, seguido del de carnes magras, pescados, lácteos y huevos.
Aconseja la elección de los comestibles de temporada en su estado natural y muy frescos.
Recomienda el empleo de yerbas aromatizadas en lugar de sal para aliñar.
Aboga por la cocción, el hervido y el horneado, que son los métodos que mejor preservan las vitaminas y los nutrientes de los comestibles.
Insiste en lo saludable que es tomar agua a lo largo del día y elegir esta como bebida esencial a lo largo de las comidas más fuertes.

ES UNA FORMA DE VIDA

Además, la dieta mediterránea italiana es más que un patrón alimenticio, forma un modo de vida que combina los ingredientes de la agricultura local y las recetas tradicionales que se han ido transmitiendo de generación en generación con otros buenos hábitos, como la práctica diaria de ejercicio y la costumbre de comer en familia.

Y es que para eludir el sobrepeso, tan eficiente resulta proseguir una dieta sana como huir del sedentarismo.

Del mismo modo, reunirnos todos en torno a la mesa es un hábito que descubre a los pequeños que comer es un acto muy importante: social (la sociabilidad es otro “condimento” de la dieta mediterránea) y también indispensable para sostenernos sanos.

¡CUÁNTOS BENEFICIOS!

Alimentándonos así tan sana nuestro organismo marcha mucho mejor. De esta manera, está probado que los pequeños que prosiguen esta dieta sufren menos enfermedades respiratorias y alergias, se sostienen en un peso conveniente y no tienen colesterol. Además de esto se acostumbran más sencillamente a comer de todo y a no limitar sus comidas a 3 o bien 4 posibilidades, pues la dieta mediterránea es variadísima.

Asimismo se sabe que tiene propiedades antioxidantes que retrasan el envejecimiento, que ayuda a prevenir ciertos cánceres y que es buena aliada contra la hipertensión, por el hecho de que evita el abuso de sal, y contra la diabetes, pues los hidratos de carbono y el aceite de oliva asisten a normalizar el nivel de glucosa.

¡UN ORGULLO Y UN COMPROMISO!

Como veis, hay sobradas razones para habituarnos a nutrirnos de este modo y para habituar a nuestros hijos a hacer lo mismo desde pequeños. Por motivos de salud y por el hecho de que el que hayan declarado nuestra dieta como Patrimonio de la Humanidad no es solo un orgullo, sino más bien asimismo un compromiso que acarrea la responsabilidad de comunicar a las generaciones venideras nuestro mejor legado.

DÓNDE ENCONTRAR RECETAS DE PASTA MEDITERRÁNEAS

Las recetas italianas abundan en internet, pero no todas son sanas y saludables, debemos huir de las salsas hipercalóricas y los condimentos grasos, como la salsa boloñesa, por ejemplo. Existe una gran variedad de webs de recetas de pasta como Velvet and Pasta, una web concienciada con la dieta mediterránea que nos enseña, mediante las recetas italianas tradicionales, los beneficios de una dieta saludable y beneficiosa tanto para nosotros como para nuestros hijos.

Como veis, la dieta mediterránea basada en las recetas italianas es una elección fantástica para nuestra salud y la de nuestros hijos, aportando todos los beneficios de unos alimentos frescos, minerales, vitaminas y proteínas que nuestros cuerpos necesitan, sin saturarlos de grasas y demás elementos perjudiciales para el cuerpo.